lunes, 7 de agosto de 2017

Murió Sam Shepard, el hombre que mostró el lado más oscuro del "sueño americano"

El célebre escritor publicó 44 obras de teatro, libros de cuentos cortos, ensayos y memorias. En 1979, a los 36 años, ganó un Pulitzer a la mejor obra teatral en 1979 por su obra “Buried Child” (“Niño enterrado”). Para ese galardón fue nominado otras dos veces, en 1983, por True West, y al año siguiente, por Locos de amor, que luego Shepard llevó al cine en los roles de guionista y papel principal.
En el mundo de la pantalla grande también tuvo su reconocimiento, tanto que fue nominado a un Oscar como actor de reparto por su papel del aviador Chuck Yeager en el filme por el filme “The Right Stuff” (‘Los elegidos de la gloria”, 1983).
Fue asimismo coguionista del filme de Wim Wenders “Paris, Texas”, que ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 1984. Una de sus últimas apariciones se dio en la serie “Bloodline”, donde hizo de Robert Rayburn, el jefe de la intrincada familia que protagoniza la producción de Netflix y que este año estrenó su tercera temporada.
Sus poéticas obras están pobladas por personajes en los márgenes de la sociedad y cuentan el lado más oscuro del “sueño americano”, a veces con dosis de surrealismo y de humor.
“En mi opinión, el tiempo dirá que Shepard fue una de las voces más significativas de Estados Unidos, que contó la historia de Estados Unidos con una profunda percepción y con un oído para la expresión de nuestras esperanzas y miedos más profundos”, dijo Gary Grant, un académico experto en la obra del actor que ha dirigido varias de sus obras.
La organización PEN America, que le otorgó el premio teatral PEN/Laura Pels International Foundation en 2009, aseguró el lunes que “el legado de Shepard en el teatro estadounidense es incuestionable”.
Shepard nació el 5 de noviembre de 1943 en Illinois y tuvo una vida bastante nómade, porque su padre era militar (y ex piloto de la Segunda Guerra Mundial) y se mudaban de un lugar a otro constantemente. Su madre era maestra.
Se graduó de un liceo en Duarte, California, donde ya escribía poesía y actuaba. Comenzó a estudiar agricultura en la universidad, pero abandonó los estudios, se unió a un grupo teatral itinerante y llegó a Nueva York a comienzos de los años ’60, donde escribió sus primeras obras de teatro.
Enseñó escritura de guiones teatrales en universidades, talleres, festivales y seminarios. Fue electo a la Academia Estadounidense de Artes y Letras en 1986.
Shepard dejó tres hijos, uno de su primera esposa O-Lan Jones y dos con la famosa actriz Jessica Lange.

Ensayo de Shepard publicado en Luna Halcón

Bombo, pedal, fantasma, crepitación de platillos. Sombrero de copa, el viejo estilo dixieland, New Orleans de decirlo. Llevar una orquesta de montañeses del sur al Rock, al Rock duro, al Soul, Rythm n Blues. Una pelea entre la guitarra solista y el piano, ¿quién domina? La guitarra vence, claro. Los líos interiores de una banda que el público nunca ve. La diferencia constante entre dentro y fuera, el que actúa y la actuación, la experiencia y lo que ellos experimentan. El Rock n Roll es sin duda la leche y siempre lo será. El Rock n Roll hizo que el cine, el teatro, los libros, la pintura y el arte se fueran a la mierda, nada de todo eso ha aguantado. No pueden con los Who, los Stones, los viejos Yardbirds, los Doors, la Velvet, Traffic, Janis, Jimi y todos los demás. La constante frustración de los artistas por no rezagarse de la música de nuestro tiempo. El Rock n Roll jamás morirá. Pero que me decís de la novela, el teatro y toda esa cultura. Norman Mailer empeñado en seguir siendo un hombre, Edward Albee trabajando para Broadway del amanecer al crepúsculo. Pete Townshend dice que el Rock n Roll es el mejor medio para la autodestrucción, y no está hablando del suicidio. Joe Cocker dijo que si no se hubiese puesto a cantar seguramente hubiese asesinado a alguien. Qué otro arte puede siquiera acercarse a eso. El bailarín atrapado en la forma, el actor atrapado por el texto. El Rock n Roll es mejor que el Rugby, el Fútbol y hasta es mejor que el Boxeo porque: ¿cuántos nocauts o cuantos KO totales ves en combate? Uno, si tenés suerte, y lo normal es que se apoyen en una rodilla. Cada vez que vi tocar a los Who en los viejos tiempos era como ver a Sonny Liston cayendo en la lona una y otra vez, de principio a fin, las palmas sacaban humo. El Rock n Roll es la violencia manifiesta sin hacerle daño a nadie, a lo sumo una alguna patada en la boca o una buena trompada. El Rock n Roll es más revolucionario que la revolución. Que le den por el culo a James Taylor y a todos tontitos de la guitarra enamorada y la balada boba. Lo que yo quiero es música dura y jodida, culo, mierda, patada, como “Hey Joe” y “ Down Home Girl” y Summertime Blues”, como lo hacían los Who, y “School days” de Chuck Berry o Little Richards y Otis y Jerry Lee… ROCK n ROLL… vamos a bailar el Rock, vamos a romperlo todo, vamos a bailar esta noche.


No hay comentarios:

Publicar un comentario