jueves, 17 de abril de 2014

Mempo Giardinelli

"En la Argentina ha habido perversión en el uso de la palabra"


Bajo la consigna "Buena, bonita y barata: por qué insistir con la lectura en voz alta", el escritor Mempo Giardinelli ofreció una conferencia magistral en el marco del Encuentro Federal de la Palabra que hasta el próximo domingo se realiza en Tecnópolis. "No hay camino hacia el conocimiento que no sea través de la lectura, no hay atajos", fueron algunas de las palabras que eligió el escritor para abordar el tema. "El buen uso de la palabra es una necesidad cada vez mayor en nuestro país. No porque la Argentina se haya despalabrado, sino que ha habido una gran perversión en el uso de la palabra." 
Giardinelli consideró que el eufemismo ha sido uno de los problemas graves de la Argentina, "porque es generador de violencia, implica factores complejos, ya que la mentira se funda en primer lugar sobre la palabra". Por eso, para el autor de La revolución en bicicleta "la lectura es el camino al conocimiento. La pregunta que uno se hace es cómo se accede a la palabra, a un mejor vocabulario, para que los más chicos puedan encontrar, a través de la lectura en voz alta, formas de mejorar su capacidad de imaginación en un sentido de acceso a un pensamiento crítico". 
También apuntó que la Argentina "es un país de mala palabra, en el sentido de que se usa mal; el vocabulario es pobre, hay muchas falencias. Un problema notable es la gran incorporación de anglicismos que se imponen. No lo digo desde un supuesto nacionalismo pedante, simplemente digo que si alguien me atropella no quiero que me diga 'sorry', quiero que diga 'disculpe'." Y continuó: "El centro de la cuestión es qué se aprende y cómo se enseña. Por eso el valor de la lectura es constitutivo, es lo que forma ciudadanía y desde esta perspectiva me parece fundamental la función de los padres. Cuando está el bebé en la panza, ahí hay que empezar, porque esto llega, hay una especie de contención del mundo que empieza ahí." 
Según Giardinelli, "algunos dicen que hay problemas más urgentes que resolver, y es verdad, pero esto también tiene urgencia. Tiene que ver con la capacitación de los docentes, de los bibliotecarios, de los lectores; hay que cambiar programas de estudio, hay mucho por hacer". "Pensemos que la dictadura hizo que la lectura fuera subversiva; la democracia, en los primeros años, tuvo tantos problemas que no se atendió bien el tema de la lectura; después vino Menem que fue una bomba de neutrones para la educación, y después vino la crisis de 2001. Evidentemente a partir de 2003 se puede ver un cambio muy importante en materia educativa. Pero aún falta mucho", sostuvo. 
Y finalmente apuntó: "La palabra siempre incluye, integra, es la base de la comunicación. No hay verdadera comunicación si no es a través de la palabra; puede haber comunicación con la mirada o los símbolos, pero, finalmente, lo que va a consolidar esa comunicación es la palabra." En ese sentido, sobre el gran encuentro de Tecnópolis, expresó: "Me parece que esta confluencia es un circunstancia feliz, es gratuito y necesariamente inclusivo. Eso es algo importante, ojalá se produzca todos los años". « 
Télam

No hay comentarios:

Publicar un comentario