lunes, 29 de agosto de 2011

LOS PREMIOS

Después de 11 años, vuelven a entregar los Premios Nacionales

Los reconocimientos deben ser anuales y el Gobierno los repone en su octavo año de gestión. Consisten en 50 mil pesos y una pensión equivalente a cinco jubilaciones mínimas.

POR GUIDO CARELLI LYNCH

Tenía que ser ella. Sentada en la tercera fila de las sillas del público en general, y no de los premiados, en el primer piso del Palais de Glace, la poeta Diana Bellessi explicó en pocas palabras la importancia de los Premios Nacionales que ayer volvieron a entregarse después de once años. “Los artistas estamos acostumbrados a los honores, pero no al dinero. Este premio está dotado no sólo con el dinero puntual, sino con una pensión que tranquiliza y celebro”, explicó la flamante ganadora del Premio Nacional de Poesía, que no se otorgaba desde 1994, cuando lo ganó Juan Gelman.
Los primeros premios reciben 50 mil pesos y una pensión vitalicia equivalente a 5 jubilaciones mínimas; los segundos, $30 mil y los terceros $17 mil.
La ceremonia comenzó 45 minutos tarde, a las 19.45. Tom Lupo fue el encargado de moderar el encuentro. Entre los más de 300 presentes se mezclaban jurados como el psicoanalista Germán García y amigos de los premiados, como el editor Luis Chitarroni o la escritora Ana María Shua.
El director de Industrias Culturales de la Nación, Rodolfo Hamawi, reconoció el retraso de los Premios Nacionales: “Antes hubo otras prioridades. Se trabajó en la federalización de la cultura, en industrias culturales. Era una deuda de la Nación con sus creadores. Ahora podemos decir que están vigentes otra vez”. Y anticipó que las disciplinas premiadas el próximo año serán “Literatura infantil”, “Comedia musical e infantil”, “Jazz y melódico” y “Ensayo filosófico y pedagógico”.
Rafael Spregelbrud, ganador del Premio Nacional al mejor Texto Dramático, festejó: “hay veces que los premios no se entienden, pero en éste los jurados son colegas que conozco y admiro”, señaló para refererise a Alejandro Tantanian y Mauricio Kartun, entre otros.
Eduardo Grüner, ganador por el mejor Ensayo Político, dijo que “los Premios Nacionales siempre fueron una política de Estado y por eso celebro que hayan regresado. Nunca deberían haberse dejado de otorgar”.
José Castiñeira de Dios, director nacional de Artes y el ministro Coscia recordaron al músico y compositor Chango Farías Gómez, que falleció el martes y era uno de los jurados de de Tango y Folclore. Lo mismo hizo la ganadora de ese rubro, Teresa Parodi, antes de subir a recibir el último galardón de la noche. Y luego expresó su alegría por el regreso del premio, “porque elige la calidad y tiene un jurado de excelencia”.
El brindis del final, amenizado por el cuarteto Gran Tango.

No hay comentarios:

Publicar un comentario