lunes, 8 de febrero de 2016

La última novela



La música clásica parece ocupar un lugar muy importante en la vida del escritor Ariel Dorfman. Si enLa muerte y la doncella, su novela más conocida, el cuarteto de Schubert del mismo título tenía un papel destacado en la historia, en Allegro nos encontramos con un narrador en primera persona de lujo: ni más ni menos que Mozart.

La novela se estructura en tres partes, más un preludio y un epílogo. Cada parte lleva el título de uno de los tiempos de un concierto o una sonata (Allegro ma non troppo, andante...) y se ambienta en una ciudad distinta: la primera en Londres durante la infancia de Mozart, la segunda en París con un Mozart ya crecido, y al final de su vida nos cuenta lo que le ocurre en Leipzig.

Allegro nos narra la investigación que realiza Mozartsobre las muertes de sus admirados Bach y Handel. Según ha podido saber, un conocido cirujano oculista operó a ambos cuando se estaban quedando ciegos, produciéndose sus muertes poco después de las operaciones. La cuestión es si este cirujano ha tenido algo que ver en las defunciones. Sin embargo, y a pesar de lo que parece por la sinopsis, no es esta investigación lo más importante del libro. Durante la trama, lo que más interesa es el viaje interior que realiza Mozart, desde que es un niño con una vida totalmente condicionada por su talento hasta que se encuentra al final de su vida, prácticamente arruinado por su mala cabeza. El gran músico reflexiona sobre su propia existencia, sobre la utilidad de la música, o sobre lo que le espera cuando le llegue la muerte.

Ariel Dorfman

Por tanto, la novela de Dorfman no es solamente un thriller (que lo es poco), sino una novela histórica y un estudio sobre la personalidad de uno de los músicos más importantes de toda la historia de la música. Allegro está escrito a la manera en la que hablarían en el siglo XVIII, con una prosa muy rica y cuidada, y requiere una lectura lenta y atenta. No es, pues, un "pasapáginas", sino uno de esos libros que debemos saborear despacio para disfrutarlo plenamente.

fuente: rustis y mustis leen

No hay comentarios:

Publicar un comentario