martes, 7 de febrero de 2012

CHARLES DICKENS

El mundo homenajea al escritor bestseller de la era victoriana


Sus novelas publicadas por entregas despertaron el fervor de los lectores de su país y del extranjero. En Londres se multiplican los actos y la reedición de su obra. Diferentes figuras de la cultura le rinden tributo hoy en Buenos Aires.
  Cronista fundamental de la era victoriana, Charles Dickens logró una peculiar alquimia entre su inmensa popularidad y la construcción de una narrativa sustentada en estructuras novedosas y complejas. Devenido en uno de los nombres fundamentales de las letras universales, Dickens nació un 7 de febrero de 1812, exactamente 200 años atrás, en Portsmouth, en la costa sur de una Inglaterra sacudida por la primera Revolución Industrial. Hoy, con motivo del bicentenario de su natalicio, los homenajes recorrerán el mundo en sintonía con la importancia de su figura.
El antiguo convento de San Francisco, ubicado en el barrio porteño de Monserrat, aportará el acento local. Allí se realizarán lecturas, interpretaciones y narraciones inspiradas en sus obras más importantes, entre ellas, David Copperfield, Oliver Twist, Grandes esperanzas e Historia de dos ciudades. Algunos de los escritores y artistas que se pondrán la jornada al hombro serán Ana Padovani, Malena Solda, MartínKohan, Fernando Noy, María Rosa Lojo, Marikena Monti, Ana María Shua, Ingrid Pelicori, Horacio Peña, Rodolfo Rabanal, Daniel Amiano y Federico Andahazi. La dirección artística y dramaturgia correrán por cuenta de Mónica Maffía. La iniciativa forma parte de una acción conjunta desarrollada por el British Council y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Está previsto que comience a las 19 hs, en Alsina 380 (Alsina y Defensa).
Por su parte, la ciudad de Londres, universo literario y materia prima esencial de Dickens, le rendirá tributo con numerosos actos culturales y la reedición de varias de sus obras. Dos de las citas más destacadas serán la exposición del Museo de Londres, que explora la relación del autor con esta urbe, y la de la Biblioteca Británica, que analiza su interés por los fenómenos sobrenaturales. A su vez, la editorial anglosajona Penguin anunció la publicación de la biografía Charles Dickens: A life, de Claire Tomalin, y próximas reediciones de varias de sus novelas.
Desde Oliver Twist hasta David Copperfield, todas las novelas de Dickens menos una –Tiempos difíciles– se ubican en Londres, ciudad por la que el creador paseaba de noche para combatir el insomnio y a la que llamaba su “linterna mágica”. La ciudad del Big Ben lo inspiró porque, en pleno siglo XIX, encapsulaba los desafíos y contradicciones de la era moderna, ya que mientras aparecían grandes inventos como el ferrocarril, crecían las desigualdades entre ricos y pobres, y los suburbios marcados por la exclusión y la violencia, que él no se cansó de denunciar.
Su propia experiencia personal lo llevó a solidarizarse con los desposeídos y desfavorecidos, a quienes siempre trató con una comprensión distante de la hostilidad que le profesaba a la clase dominante de su época.
Dickens sufrió en propia carne el estigma de la pobreza: con 12 años fue empleado en una fábrica de betún cuando su padre, un oficinista que trabajó para la Marina británica, fue encarcelado por deudas. Segundo hijo de una familia numerosa de clase media-baja, Dickens tuvo una educación irregular debido a los altibajos económicos de su progenitor, que los obligaron a mudarse en varias ocasiones hasta recalar en Londres.
Tras un empleo como reportero del Parlamento en 1831, que le dejó muy decepcionado con la dirigencia política, Dickens empezó a publicar en revistas narraciones por entregas, convirtiéndose en pionero de las saga novelística. Su primera novela de ese tipo, Los papeles póstumos del Club Pickwick, de 1837, le catapultó a la fama, que consolidó con las aventuras del huérfano Oliver Twist, una dura condena del maltrato a la infancia en la era victoriana. Desde ese momento, su importancia artística y pública crecería imparablemente hasta convertirlo en uno de los escritores ingleses más decisivos de la modernidad. <

No hay comentarios:

Publicar un comentario